Buscar en ADSADN Buscar en Google

29/4/08

El amanecer de la humanidad

Uno de los primeros posts que escribí en este blog iba dedicado a un pequeño orgánulo celular, la mitocondria, y su particular ADN. En aquella ocasión mencioné que este ADN nos es muy útil para conocer la historia del linaje femenino de los humanos, pero no expliqué cómo. Hoy, un estudio publicado en el American Journal of Human Genetics me da la excusa perfecta para hacerlo.

Antes, sin embargo, hablaré del proyecto Genographic, que es quien ha dado lugar a este artículo y que se prevé que resuelva muchas de las cuestiones relacionadas con aprender cómo los humanos llegamos a poblar toda la tierra. El proyecto Genographic es un proyecto de National Geographic i d'IBM (¡sí, los de los ordenadores!) en el que participan laboratorios de todo el mundo. A lo largo de su desarrollo se recogerán y analizarán 100.000 muestras de ADN de poblaciones indígenas de todo el planeta, y con toda la información recogida elaborarán un mapa de las migraciones humanas desde que un grupo de Homo sapiens emprendedores abandonó África ahora hace 60.000 años. De momento, ya tienen a la web un fantástico Atlas del Viaje de los Humanos.

Pero volvemos al artículo que se acaba de publicar. En este trabajo los autores han intentado obtener información sobre el origen de los humanos en África basándose en el estudio del ADN mitocondrial, un fragmento de ADN muy especial que sólo se hereda de la madre. ¡Eso quiere decir que los resultados obtenidos sólo son aplicables a los linajes maternos de la humanidad, no a los paternos! Para llevar a cabo este estudio, los investigadores del proyecto han analizado el ADN mitocondrial de 624 individuos de poblaciones del África Sub-Saharaui, como los khoisan o los pigmeos.

Las conclusiones de este trabajo apuntan a que los primeros humanos que poblaron África se distribuían en grupos pequeños de cazadores recolectores con una fuerte estructura matrilineal hasta hace aproximadamente unos 70.000 años, al inicio de lo que se conoce como la Edad de piedra tardía. A partir de este momento hubo fuertes corrientes migratorios desde el este de África hacia el oeste y el sur del continente, sobre todo por parte de las poblaciones bantú, que habían desarrollado la agricultura. Este movimiento, muy bien documentado en estudios anteriores, recibe el nombre de expansión Bantú, y el resultado ya os lo podéis imaginar. Como siempre pasa cuando se encuentran cazadores-recolectores y agricultores los segundos, necesitados de tierras, absorbieron o desplazaron a los pueblos que vivían en estas regiones.

Pero para tener la información completa de lo que pasó todavía falta ver la información que nos aporta el resto del ADN de estos individuos: el cromosoma Y, que nos explica la historia de los linajes paternos, y los cromosomas no sexuales, que nos dan una información más difícil de interpretar pero mucho más general. Y quién sabe si, de aquí pocos años, habremos conseguido resolver la el enigma que esconden nuestras raíces.

imagen de flickr

8 comentarios:

Javi dijo...

"EL" enigma ;)

Jaja, es broma, interesante artículo. O sea, que el ADN mitocondrial es 100% de la madre ¿? ¿Y eso se sabe seguro? Lo del cromosoma Y lo veo más claro :p

Anna dijo...

ups, cierto, perdón... cosas de usar un corrector automático, aunque luego lo revises, siempre se cuela algo :)

Sí, esto se sabe seguro. Ocurre porque en la fecundación los espermatozoides llevan las mitocondrias en el cuello, donde dan la energía para mover la cola. Pero cuando entran en el óvulo, dejan la cola y el cuello con todas sus mitocondrias fuera. Así pues, solo quedan las de la madre!

Aunque claro, eso es biología y no matemáticas, por lo que tampoco se puede asegurar que nunca en la historia de la humanidad una mitocondria paterna se haya colado en un óvulo. Pero es tan rarísimo, que sirve la explicación anterior y podemos hacer este tipo de estudios tan tranquilos. :)

Javi dijo...

Pero entonces el ADN mitocondrial deriva unicamente de ADN mitocondrial ¿? Quiero decir, es diferente del "resto de ADN's" y es identico al de la madre ¿?
Ahora que has comentado lo de las mitocondrias en el cuello para dar energia he querido recordar algo, jaja. Como se olvidan las cosas ;)

Jezabel dijo...

Buenas... a riesgo de meterme donde no me llaman: tengo entendido que es posible que un porcentaje mínimo de mitocondrias espermáticas se cuele en el óvulo, como un 2% o así. Lo digo por si puede contribuir a aclarar vuestras dudas existenciales sobre el asunto.
Obviamente, a la hora de hacer una PCR para elaborar las líneas evolutivas, no tiene ni la más mínima importancia cuantitativa, pero bueno. El asunto es que está ahí.

Anna dijo...

javi: sí, el ADN mitocondrial deriva sólo del ADN mitocondrial, aunque es una forma un poco particular de expresarlo :).
En realidad, las mitocondrias van por libre, tienen un ADN propio y particular que, además, es circular.
Esto se explica por la Teoría Endosimbionte, según la cual la mitocondria proviene de una célula procariota (sin núcleo, como una bacteria) que entró dentro de las primeras células eucariotas (con núcleo como las nuestras) e hizo simbiosis con ella: la mitocondria daba energía a la célula eucariota y recibía alimento y protección. Y las cosa funcionó tan bien que ahí han quedado las mitocondrias y su ADN particular (si quieres más detalles, puedes mirar la entrada que hice hace tiempo sobre el tema, en el link de la palabra mitocondria).
De hecho, no es que el ADN mitocondrial sea idéntico al de la madre, pues este ADN no se duplica con ni como el resto. Lo que pasa es que en cada célula hay miles de mitocondrias, y cuando la célula se divide en dos células hijas, estas se reparten las mitocondrias de la madre. Así pues, el óvulo contiene un mogollón de mitocondrias maternas :)

jezabel: buenas, todas las intervenciones son bien recibidas, así que comenta lo que quieras :)
Sí, tienes razón, de hecho hice un poquito de trampa. Si miráis la entrada que le he dicho a javi, ahí comenté que un pequeño porcentaje de mitocondrias paternas se cuelan, pero en general se eliminan en los primeros estadios de la fecundación.

Anónimo dijo...

Jajaja, me querias trampear, eh? (es broma)
No sabia lo del ADN mitocondrial. Una duda que puede ser estupida...:Cuando dices ADN circular, se supone que es diferente al ADN "normal" que los forasteros conocemos (que es el que está en hélice creo recordar). Supongo que si ;)
Por cierto, un 2% no es una cifra a despreciar :p
De todas formas si luego se eliminan...
Gracias por las aclaraciones, nunca es tarde para aprender un poquito ;)

Javi

Anna dijo...

jaja, sí, pero al final me pillaste :P

respecto a lo ADN circular tuve dudas si ponerlo para no generar la confusión que, efectivamente, he creado.

El ADN de las células procariotas (bacterias y demás) es una doble hélice como la de todo bicho viviente en el planeta. La diferencia es como se guarda esta doble hélice de ADN.
En los eucariotas el ADN está guardadito dentro del núcleo hecho un lío, y en la división celular se organiza formando los famosos cromosomas.
En cambio, en los procariotas no está separado del resto de componentes de la célula, sinó que la dole hélice forma un círculo que pulula por allí (bueno, no exactamente pero para entendernos ;)). Vamos, como si cogieras dos hilos, los enrollaras en forma de doble hélice y con ella te hicieras una pulsera :)

ala, espero haberme explicado bien. Y encantada de hacer todas las aclaraciones necesarias!

Javi dijo...

Gracias por la aclaración ;)