Buscar en ADSADN Buscar en Google

21/3/08

Biotolk. Cruces. 7 de 10. Mulos.

Llevamos ya unas cuantas entregas hablando sobre la posibilidad de cruzar orcos y humanos para dar lugar a uruk-hai. Hasta ahora hemos revisado las posibles compatibilidades que se tienen que dar para que esto sea posible (como lo fue). En esta entrega toca adentrarnos en el núcleo de las células y hablar de la compatibilidad cromosómica.

La compatibilidad cromosómica se da entre miembros de una misma especie, los cuales presentan el mismo número de cromosomas y una igual disposición génica. Es decir, cada cromosoma contiene los mismos genes y en el mismo sitio. Si hay diferencias grandes en el número de cromosomas o en la disposición génica, entonces se dificulta la reproducción y se habla de especies distintas.

El ejemplo más claro de este caso se da en el cruce entre burros y yeguas. Este cruce da lugar a un individuo viable (llega a la edad adulta), los mulos y mulas. Parecería, pues, que caballos y burros son de la misma especie. Pero esto no es así, porque los mulos y mulas son estériles (y lo mismo pasa con los hijos de burras y caballos, los burdéganos).

La explicación de este fenómeno es espectacularmente sencilla y nos remite a uno de los procesos más importantes en la evolución de la vida tal y como la entendemos en la Tierra: la meiosis. Resumiendo: todas las células de nuestro cuerpo son 2n (siendo n el número de cromosomas individuales). Para poder reproducirnos sexualmente necesitamos generar células con un número de cromosomas n (los gametos, generados por meiosis). Así, al juntarse dos gametos n, se generará un individuo 2n.

El problema con los équidos, reside en el número de cromosomas de cada uno de ellos.

  • Los caballos tienen 64 cromosomas.
  • Los burros, 62.
  • Cuando un caballo genera gametos, éstos contienen 32 cromosomas (la mitad que las células adultas);
  • los gametos de los burros “sólo” contienen 31 cromosomas.
  • Los mulos, mulas y burdéganos generados tienen 63 cromosomas (32 + 31).
  • Y aquí viene su esterilidad. ¿Cómo dividir los 63 cromosomas para dar gametos viables? No pueden.

Pero llevo demasiado tiempo en el mundo real, ¡volvamos al mundo de Tolkien! ¿Qué sucede con los Uruk-hai? Que yo sepa, no hay bebés uruk-hai, ¡ni siquiera mujeres Uruk-hai! (al menos fuera de los juegos de rol de unos hospitalenses dementes y sin escrúpulos, ¿eh, David?). Mi apuesta es que se da una incompatibilidad cromosómica entre las dos especies, lo que genera individuos estériles. Con esta explicación, orcos y humanos no serían la misma especie ya que su descendencia no sería fértil. Y esta afirmación incluiría a los elfos, ya que, como hemos dicho, elfos y humanos son variantes de una misma especie.

También es posible que las “artes oscuras” de Saruman se refieran a conocimientos semi-rudimentarios de genética, lo que le permitiría generar embriones a partir de gametos de humanos y orcos, saltándose a la torera todas las compatibilidades (excepto la cromosómica). Con estos conocimientos, además, podría escoger sólo los embriones que darían individuos machos, lo que explicaría la ausencia de hembras Uruk-hai. Y sin hembras, no hay crías. Si esto fuera así, orcos y humanos sí podrían ser de la misma especie (y elfos, de los que supuestamente derivan los orcos).

No sé, ¿cuál es vuestra apuesta: cruce más o menos natural, con incompatibilidad cromosómica y esterilidad del resultado, o rudimentos de ingeniería genética entendida como magia? Mmmm. El debate está candente.

En las siguientes entregas hablaré de dos temas “colaterales” a la genética de los híbridos humanos-orcos: la teoría multirregional del Wolpoff de la evolución humana, y el origen de la fuerza de los Uruk-hai (más fuertes que orcos y humanos).

Foto de Wikimedia commons

4 comentarios:

David dijo...

Esta es mi apuesta:
Humanos y elfos pertenecen a la misma especie, sin duda. Los orcos, derivados de los elfos, han no obstante evolucionado lo suficiente como para convertirse en otra especie. Esto explica que humanos y elfos sean similares siendo los orcos realmente distintos.

Salva dijo...

Por ahí deben de andar los tiros... los diferentes nichos ecológicos (lo que comen, donde viven, en qué momento del día están más activos), y la selección sexual (siempre presente) podrían haber separado a los orcos de la otra especia, la elfana o humelfa...

Anónimo dijo...

A lo mejor es una situación similar a la de los perros. Humanos, elfos, orcos... Bulldogs, labradores, salchichas...
Veo más diferencia (externa) entre un chihuahua y un mastín que entre los fenotipos más extremos de orcos y humanos.

Salva dijo...

Yo creo que en un principio fue tal y como describes, Anónimo, pero que ahora ("ahora" sea cuando sea) los caminos evolutivos han empezado a divergir. Quizás se ha producido una duplicación o una pérdida de un cromosoma en la línea de los orcos y esto hará que acaben separándose en dos especies... habrá que esperar unos años para saberlo..