Buscar en ADSADN Buscar en Google

11/9/08

La Razón Estrangulada


Hoy me voy a permitir un par de licencias fuera de lo común, voy a recomendar un libro que NO he leído y que he conocido gracias a una reseña de Menéame sobre la reseña de La Blogo. El libro en cuestión es La razón estrangulada, del periodista y doctor en química (dos líneas de lo que parece un extensísimo currículum) Carlos Elías. La reseña de El Blogo ya vale la pena por sí misma, y deja con las ganas de leerse el libro casi inmediatamente, ya que trata de la percepción de la ciencia por la sociedad y de cómo los medios de comunicación han contribuido a esta imágen.

Las carreras científicas cada vez... tienen menos alumnos matriculados en primer año; según el autor, hacer una carrera de ciencias cuesta más dedicación (sobre todo en horas de "prácticas" -las comillas son mías, con toda la intención del mundo-); y, encima, genera una menor recompensa (un científico suele estar condenado al pre/becarismo hasta los 27-30 años, o más, sin contarle como "experiencia laboral" (creedme, sé de lo que hablo).

El trasfondo de toda esta cuestión quzás está en el no tratamiento de las ciencias como "cultura". Las ciencias suelen ser "Salud y Futuro" o "Ciudadanos" (por citar algunas de las secciones que ya comentamos). Mientras que la "cultura" es algo bueno intrínsecamente y que todo el mundo siente como que es patrimonio de toda la humanidad, las ciencias son eso que hacen cuatro colgados que cuentan chistes raros y que no tienen vida social... Sinceramente, ¿quién querría ser así?

Por otro lado, es incuestionable la curiosidad e interés que despiertan las noticias científicas. Aunque esta atracción puede llegar a ser una arma de doble filo sin una buena educación-divulgación. Si no están bien definidos los canales "fiables" de los "no fiables", el interés científico puede canalizarse hacia noticias pseudo-científicas o alarmistas. Este tipo de noticias cuentan, normalmente, con una ventaja, están escritas con un lenguaje más cercano al lector que las noticias científicas con fundamento. Y aquí, creo yo, es donde la divulgación científica tiene mucho que decir. Explicar las cosas con rigor, fiabilidad sin perder un ápice de "amenidad" debería ser la prioridad de todo aquel que pretenda escribir sobre ciencia. Incluso de los que escriben artículos científicos que presuponen que sólo leerán colegas con un mismo nivel de conocimientos del autor. No hay mejor investigación que aquella que se explica con un buen artículo. Y ésto es un hecho que muchísimos investigadores no tienen en cuenta (¡qué daño ha hecho el ctrl+c ctrl+v a artículos y tesis!)


Imagen: Jean-no para Artlibre. Vista en Wikimedia Commons

2 comentarios:

Draconicus dijo...

No es la primera vez que oigo hablar de este libro, queda apuntado para la próxima visita a la librería más cercana.

academico dijo...

Léelo. Vale la pena. Magnífico desde el principio hasta el final.De lo mejorcito que le leído en mucho tiempo (y leo bastante)